El propósito de la quiropráctica es eliminar las interferencias al poder natural de sanar que corre por el cuerpo. Cuando ese poder se libera, la sanación que resulta puede ser profunda.
Actualmente encontramos que más padres llevan a sus hijos con el quiropráctico para atender los asuntos de salud cotidiana con los que todos estamos familiarizados: gripas, dolor de garganta, infecciones de oídos, fiebres, cólico, asma, amigdalitis, alergias, orinar la cama, infecciones, dolores, caídas, dolor de estómago, y las mil y un pequeñas y grandes cosas por las que pasan los niños mientras crecen.
Los quiroprácticos no tratan enfermedades
Es de suma importancia entender que la quiropráctica no es un tratamiento para la enfermedad. Su propósito es reducir la tensión nerviosa espinal, una condición seria y con frecuencia indolora, que la mayoría de los niños (y adultos) tienen en su cuerpo. La tensión nerviosa espinal interfiere con el funcionamiento adecuado del sistema nervioso, puede debilitar a los órganos internos y sistemas de órganos, disminuir la resistencia, reducir el potencial sanador y establecer las condiciones para la enfermedad y los desórdenes de todo tipo.
Cuando un quiropráctico libera el sistema nervioso de la tensión espinal, el poder sanador del cuerpo se libera: el sistema inmune funciona con más eficiencia, la resistencia a la enfermedad crece y las funciones del cuerpo de su hijo funcionan con más eficiencia. Su hijo puede entonces responder mejor a las tensiones ambientales externas e internas tales como gérmenes, cambios de temperatura, humedad, toxinas, pólenes y todas las otras fuentes de tensión con las que entra en contacto.
Así que aunque con frecuencia llevan niños enfermos al quiropráctico, este no trata la enfermedad, sino que libera la tensión nerviosa espinal del niño, permitiendo así que el potencial natural de curación del cuerpo funcione de la mejor manera.
¿Qué es exactamente la tensión nerviosa espinal?
La tensión nerviosa espinal, también conocida como subluxación vertebral, complejo de subluxación o “nervios pellizcados”, es una desalineación o distorsión de la columna vertebral, el cráneo, las caderas y los tejidos relacionados (el sistema estructural) que irritan, estiran, afectan o de algún modo interfieren con el funcionamiento adecuado del sistema nervioso (cerebro, médula espinal, nervios espinales y nervios externos o periféricos). Dado que el sistema nervioso controla la función del cuerpo, cualquier interferencia a este puede tener una amplia variedad de

¿Qué causa la tensión nerviosa espinal?
La tensión nerviosa espinal puede ser causada por una tensión física, química o emocional. La tensión física puede empezar en el vientre, si el bebé está torcido. La tensión nerviosa espinal en recién nacidos es más común de lo que antes se pensaba. Esta puede ser causada por un parto traumático o difícil, que puede introducir mucha tensión en el cráneo, la columna vertebral o la pelvis del infante. A lo largo de la infancia, los traumas normales que sufre todo niño pueden ser fuente de trauma espinal o craneal. La mayoría de las veces, el dolor de la lesión inicial “se va”; sin embargo, el daño incurrido continúa afectando la función futura del sistema nervioso del niño.
¿De qué manera reduce el quiropráctico la tensión nerviosa espinal?
Esto se logra primero revisando en la columna vertebral y las estructuras relacionadas, el equilibrio y la función adecuada. Donde se encuentre que la columna no está funcionando adecuadamente, el doctor quiropráctico realiza procedimientos correctivos precisos llamados ajustes espinales.
Usando sus manos e instrumentos especializados, suave y específicamente, corrige aquellas áreas anormales, hasta que la columna y el cráneo recuperan su estado de equilibrio y el sistema nervioso queda liberado de tensión.
¡Se trata de que funcione!
Actualmente, los padres están más preocupados que nunca por los efectos adversos de los medicamentos en sus hijos. Cada vez más, cuando los padres reciben una receta, preguntan: “¿Esto es realmente lo único que puedo hacer por mi hijo? ¿Existe alguna alternativa más segura?
Los padres no quieren nada más enmascarar los síntomas con drogas y les preocupan los efectos secundarios. Su deseo de alcanzar un estado de verdadera salud, ha llevado a los padres a buscar opciones de atención de la salud que apoyen la capacidad natural de sus hijos de estar sanos.
La atención quiropráctica es una de estas opciones. Todo niño funciona mejor con una función nerviosa al 100%. Todo niño merece el derecho a expresar su potencial total. La atención quiropráctica para niños es segura, suave y efectiva. Da la oportunidad de obtener un máximo potencial.
Investigación sobre la seguridad de la quiropráctica para niños: ICPA ha iniciado un estudio pionero sobre la seguridad y efectividad de la atención quiropráctica en los niños. Los resultados preliminares son sorprendentes y muestran que la atención quiropráctica es segura para los niños. Aún más significativo es que los padres han reportado tres mejoras inesperadas con la atención a sus hijos:
1. Mejor sueño
2. Mejor conducta y actitud
3. Mejor función del sistema inmunológico


Dolorfin.com