Los investigadores de la Unviersidad de California en Los Ángeles (UCLA) que estudian los efectos de la terapia cognitivo-conductual (TCC) descubrieron una anomalía en el cerebro de las personas con trastorno obsesivo compulsivo (TOC) que puede ayudar a predecir quién tiene más probabilidades de responder a la TCC. Los investigadores utilizaron resonancias magnéticas funcionales para obtener una medida llamada función de respuesta hemodinámica (HRF), que es un marcador de cómo fluye la sangre a ciertos tejidos en el cerebro.

La TCC es un tratamiento de primera línea para el TOC, pero funciona para todos los pacientes

Los investigadores encontraron anomalías en la HRF en pacientes con TOC antes del tratamiento en áreas del cerebro, incluida una región llamada caudado que parecía normalizarse después de cuatro semanas de TCC. Este hallazgo no fue válido para las personas que no recibieron TCC, pero fueron escaneadas dos veces separadas por cuatro semanas.

El TOC es un trastorno psiquiátrico discapacitante y relativamente común que afecta aproximadamente a 1 de cada 40 personas en su vida. Se sabe que existen ciertas anomalías en la función y la estructura del cerebro en el TOC, pero no se comprende cómo la actividad de las células cerebrales llamadas neuronas está relacionada con el flujo sanguíneo en el cerebro de las personas con TOC. La TCC es un tratamiento de primera línea para el TOC, pero funciona para todos los pacientes.

IMPACTO

Los patrones de HRF previos al tratamiento de los pacientes con TOC en el caudado pudieron predecir su respuesta a la TCC, a nivel de paciente individual, con alta precisión. Con estudios futuros que confirmen esto, el hallazgo puede ayudar a los médicos a decidir mejor quién debe y quién no debe recibir TCC como tratamiento de primera línea para el TOC.

Además, las anomalías en la forma en que la actividad neuronal está relacionada con el flujo sanguíneo, llamadas acoplamiento neurovascular, podrían estar relacionadas con los síntomas que experimentan las personas con TOC y podrían ser un objetivo para tratamientos futuros.