Crean «túnel de desinfección» que podría acelerar el regreso de los eventos con público

1
546

Una start-up de automatización industrial con sede en Karmiel, Israel, RD Pack, ha tomado la tecnología de desinfección desarrollada por investigadores de la Universidad de Bar-Ilan y ha creado un túnel de saneamiento y desinfección que rocía con el líquido a los visitantes en eventos masivos. Este desarrollo podría hacer más seguros los eventos masivos mientras continúa la batalla contra la pandemia del coronavirus.

El túnel, compuesto de un marco de aluminio y policarbonato, se está probando ahora en el estadio Bloomfield de Tel Aviv, ya que los equipos de fútbol están listos para volver a jugar allí, aunque sin hinchas en las tribunas. «Cuando la gente pasa por el túnel, todo su cuerpo es rociado con el desinfectante, que funciona rápida y eficientemente, y proporciona la completa esterilización de las personas», dijo Eran Druker, gerente de desarrollo de negocios de RD Pack, en la exhibición del prototipo en una de las entradas del estadio este martes.

La pandemia de coronavirus ha matado a más de 377.400 personas en todo el mundo e infectado a más de 6,3 millones de personas. En Israel, el número de muertos por el virus ha llegado a 290, con más de 17.300 personas infectadas. Los países han puesto en marcha cierres para imponer el distanciamiento social en un intento de detener la mortal propagación del virus.

En marzo, la UEFA decidió posponer un año los juegos de la Eurocopa 2020 de fútbol debido a la pandemia y Tokio ha hecho lo mismo para los Juegos Olímpicos de Verano. Los conciertos han sido cancelados, y los artistas están realizando sus espectáculos de manera virtual: se puede ver el concierto de Pascua de Andrea Boccelli en YouTube desde un Duomo vacío en Milán, o el «One World»: Juntos en casa», un concierto especial de televisión que recaudó millones de dólares para luchar contra la pandemia.

Todo esto plantea la pregunta: ¿Volveremos alguna vez a conciertos repletos, eventos deportivos con público y salas de cine repletas? La respuesta podría ser afirmativa si RD Pack y el piloto de los investigadores de Bar-Ilan funciona.

En abril, los investigadores de la universidad dijeron que desarrollaron una forma de hacer desinfectantes fuertes y cuidadosos con el medio ambiente para matar las bacterias y los virus utilizando agua corriente, que se electrifica para producir ácido hipocloroso a niveles definidos de acidez.

El método fue desarrollado y patentado por el Dr. Eran Avraham, el Dr. Izaak Cohen y el Prof. Doron Aurbach, jefe del grupo de electroquímica del Departamento de Química y del Instituto de Nanotecnología y Materiales Avanzados de la Universidad de Bar-Ilan.

La ventaja de su desinfectante sobre otros, dijo el investigador Eran Avraham, es que el ácido hipocloroso, a diferencia de otros desinfectantes comerciales, no es dañino para la piel humana o los alimentos.

«El túnel es la primera implementación de la tecnología, y ayudará a reducir las posibilidades de infección», dijo Avraham en la demostración del martes.

El coronavirus es altamente infeccioso, y se propaga principalmente a través de gotas expulsadas por la nariz o la boca. Sin embargo, también tiene la capacidad de sobrevivir en las manos, la ropa y otras superficies durante un período de tiempo. Por lo tanto, si alguien estuviera en contacto con otra persona enferma, y aún tiene gotas de la persona enferma en su ropa, el túnel destruiría esas gotas, deteniendo su propagación, explicó Avraham. «Si cruzas el túnel, se eliminan los gérmenes de tu cuerpo. Esto reduce la propagación del virus y de muchos otros patógenos», dijo.

Además, si una persona enferma pero asintomática camina por el túnel, el desinfectante destruiría las «gotitas» virales en su cuerpo y ropa antes de que entren al recinto, explicó Druker, de RD Pack. Por lo tanto, si una vez dentro la persona se adhiere a las reglas básicas de higiene, incluyendo el uso de una máscara y el lavado de manos, entonces las posibilidades de infectar a otros disminuyen significativamente.

La intención de RD Pack es colocar el túnel a la entrada de «todos los lugares», tanto públicos como privados, incluyendo estadios, aeropuertos, escuelas, oficinas, centros comerciales, trenes y autobuses.

La empresa también está en contacto con organizaciones deportivas y escolares en Estados Unidos, Brasil y Europa para desplegar la tecnología allí. «Estamos esperando terminar el piloto primero», aseguró Druker, después de lo cual los reguladores israelíes decidirán si es tan efectivo como se espera para detener las infecciones.

Druker dijo que la firma también está buscando desarrollar purificadores de aire, usando la misma tecnología, que puedan ser colocados en grandes espacios públicos. «El desarrollo de eso está en una etapa muy avanzada», afirmó.

El piloto del túnel durará un mes, y rociará a unas 200 personas, principalmente familiares cercanos y prensa, a quienes se les permitirá asistir a los juegos, aunque los aficionados siguen estando prohibidos. Tras meses de bloqueo, el fútbol profesional masculino en Israel se reanudó el sábado por la noche con tres partidos de la Premier League, celebrados en estadios en gran parte vacíos y bajo estrictas normas de higiene.

La pandemia de coronavirus «es una crisis enorme», dijo Maor Binyamini, el director general de Palacios de Deportes de Tel Aviv Yafo Ltd., una empresa municipal que administra las instalaciones deportivas y culturales de Tel Aviv, incluyendo el estadio Bloomfield. «Fuimos los primeros en cerrar y estaremos entre los últimos en abrir de nuevo, debido a la enorme cantidad de gente que pueden albergar nuestras instalaciones», dijo.

«Estamos felices de probar cualquier cosa que nos devuelva a la normalidad», sostuvo, añadiendo que los Palacios de Deportes también tendrán un lector automático de temperatura en la entrada del túnel. «Queremos usar los mejores cerebros y las mejores tecnologías para recuperar el escenario».

Por el momento sólo habrá un túnel en Bloomfield, pero los túneles podrían desplegarse en otros lugares también. «Lo que sabemos de este virus es que no sabemos nada en absoluto», dijo. «Convertirse en un escenario de prueba para la tecnología nos dará una forma de encontrar soluciones para volver a la normalidad», concluyó.