Esto les permitió crear esta especie de “ojo” con un 30% de eficiencia para transformar la luz en electricidad, lo que en teoría podría utilizarse para, en un futuro, transformar el mundo real en señales interpretables por el cerebro de una persona.

“Los ojos biónicos generalmente se consideran ciencia ficción, pero ahora estamos más cerca que nunca usando una impresora 3D multimaterial”, dijo en un comunicado uno de los co-autores del estudio, el doctor Michael McAlpine.

Este mismo grupo ha logrado crear distintos órganos artificiales anteriormente, como una “oreja biónica” en 2013 y una “piel biónica” el año pasado que le puede entregar sentido del tacto a los robots. Hoy, esperan que su ojo biónico pueda ser llevado al siguiente nivel agregándole más receptores de luz. Además, quieren usar material más suave, para que no sea molesto instalar el dispositivo en un ojo humano real.

Otros equipos también han estado trabajando en tecnología ocular biónica por varios años ya. Por ejemplo, en 2016 conocimos un dispositivo que podría ser implantado quirúrgicamente en la retina humana y que usa un par de gafas con cámara que usan una cámara para capturar los alrededores.

No obstante, este trabajo de la prestigiosa Universidad de Minnesota promete una elaboración bastante más rápida pues la impresión del artefacto demora apenas una hora. Según señalan, su investigación confirmaría “el potencial de la impresión 3D para lograr materiales y dispositivos electrónicos activos integrados de alto rendimiento”. Esperamos que así sea.