Un exceso en la producción de hormonas en la mujer, puede ser la razón por la cual no se logra el embarazo, uno de los ejemplos más comunes del Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP).

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) esta alteración afecta entre el 4% y 8% de las mujeres en el mundo, sin definirse aún a ciencia cierta sus causas.

Al participar en el Simposium de Ovario Poliquístico del IECH BC, la Dra. Isabela Martínez Robles, directora de Vida Instituto de Reproducción Humana del Noroeste, explicó que el SOP llega a tener una estrecha relación con la infertilidad, pues contribuye a alterar el proceso de madurez que debe adquirir el óvulo para tener la capacidad de ser fertilizado por un espermatozoide.

Durante el ciclo hormonal de la mujer deben de llevarse a cabo una serie de procesos químicos que culminarán en la adecuada producción hormonal para que suceda la ovulación, la fertilización y evolución del embarazo en sus primeras semanas.

Señaló que generalmente las mujeres no atienden este problema hasta que tienen deseos de embarazo, y en la mayoría de las ocasiones la severidad del síndrome o el tiempo que lo han presentado es un factor pronóstico para su reproducción.

La Dra. Martínez Robles mencionó algunos síntomas del Síndrome de Ovario Poliquístico como la aparición de acné, aumento de peso, exceso vello corporal, ciclos menstruales irregulares o ausentes, infertilidad y en ocasiones complicaciones como el cáncer.

La Directora de Vida Instituto de Reproducción Humana del Noroeste destacó la importancia de una atención y control de las mujeres con SOP, un problema tratable para lograr el embarazo por ellas solas sin recurrir a técnicas de reproducción asistida y para evitar complicaciones futuras.