Los seres humanos producen entre seis y veinte veces más anticuerpos una semana después de recibir la segunda dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech, indica un estudio serológico llevado a cabo en el Hospital Sheba de Tel Hashomer.

El estudio fue llevado a cabo en 102 miembros del personal médico y otros empleados del nosocomio, y solo dos de ellos no desarrollaron suficientes anticuerpos.

El resto ha desarrollado niveles de anticuerpos que eran incluso más altos que los pacientes recuperados de graves casos de coronavirus, añadió informe del hospital ubicado en la ciudad de Ramat Gan, en la zona metropolitana de Tel Aviv (o Gush Dan).

“Los resultados de la investigación son consistentes con el experimento de Pfizer e incluso superaron las expectativas”, subrayó la profesora Gili Regev Yohai, directora de la Unidad de Prevención y Control de Infecciones del Hospital Sheba, quien publicó la pesquisa.

“Espero que los resultados de las investigaciones de otras personas que participaron sean similares. Hay razón ciertamente para el optimismo”, destacó.

La profesora explicó además que uno de los empleados que no desarrolló suficientes anticuerpos tiene un sistema inmunológico inhibido.

Hasta el hoy, lunes, el Hospital Sheba había administrado a alrededor del 80 por ciento de su personal sanitario la primera dosis de la vacuna (7.106 personas) y a 4.484 la segunda.

Israel, que cuenta con un total de alrededor de nueve millones de habitantes, ha vacunado a más de dos millones de personas. Con estas cifras encabeza de lejos la lista de países con mayor vacunación per cápita del mundo.