Salva una Vida

0
143

¿Has visto a alguien muy triste? ¿Conoces a un familiar, amigo, vecino, colega de trabajo que esté pasando por muchos problemas? ¿Alguien se subió a tu taxi, llegó a tu negocio o simplemente estaba junto a ti en el metro y parecía deprimido?

Si la respuesta es afirmativa, entonces puedes ayudar y prevenir un suicidio. Así como lo lees, una simple conversación con la información correcta ayuda a ganar una vida y a evitar una tragedia.

Esta semana perdimos a un joven, padre de un niño, y reconocido artista, en la figura de Xavier Ortiz, quien tomó una decisión que deja claro el problema que enfrentamos, y enfrentaremos, en los próximos meses y, tal vez, años: un aumento en los casos de suicidios en México.

No ha sido el único, pero también debemos compartir que ha habido muchas personas que logramos ayudar cuando llegamos a tiempo, 10 diariamente en promedio, con un total de 280 casos de suicidio evitados de marzo a agosto.

Por eso te pido que tengas a la mano estos números: 5511-8575-55 y por mensaje directo 552323-0303, que son los principales medios de contacto de Confianza e Impulso Ciudadano A.C., una organización civil que tengo el privilegio de encabezar, y que también recibe solicitudes de ayuda por redes sociales y por el hastag #HayAyuda, en una alianza única con Twitter en México. Nuestra atención es gratuita y a nivel nacional.

El jueves fue el Día Mundial para Prevenir el Suicidio y todas y todos tenemos una obligación ciudadana para ayudar y evitar que se pierdan vidas de manera inútil. En cada lugar en que nos encontramos, hayamos salido a la calle o sigamos en aislamiento, podemos prestar atención a nuestro alrededor por si alguien se siente o se ve mal.

Se trata de una breve conversación, como las que tenemos a diario, para que sepamos si alguien está pidiendo apoyo y no sabe cómo. Para eso necesitamos empatía, solidaridad, mientras mantenemos nuestro cubrebocas puesto.

Si tienes un trabajo, un pequeño negocio, un puesto en la calle, sabes a qué me refiero cuando hablo de entrar en comunicación con otras personas. A esa convivencia, importante para nuestra salud mental y física, debemos agregar un poco de esa atención que nos permite detectar si algo no está bien en algún amigo, familiar, colaborador o cliente.

Esta pandemia nos ha puesto a prueba a todos, aunque también nos ha dejado claro que solos es difícil avanzar y salir adelante. No es solo lo económico, fundamental ahora y siempre, sino la certeza de que vamos a estar mejor y de que tendremos formas de superar esta crisis.

Por eso echar una mano en esta etapa final de un año que ya se llevó la pandemia, bien puede ser nuestra aportación cotidiana para que no suframos más de lo necesario para recuperarnos en todos los sentidos.

Los actos más poderosos pueden ser también los más sencillos y es donde podemos hacer la diferencia para una persona que ya no ve alternativas y esté considerando atentar en contra de sí mismo, con todas las dolorosas consecuencias que implica.

De marzo a agosto, tenemos 1,893 intervenciones y 280 casos de suicidio evitados en los números que acabo de compartirte. Muchos de ellos relacionados con los terribles efectos de la pandemia que nos afecta; aclaro que tanto los intentos, ideas o hasta planes de suicidio se reparten de manera igual entre mujeres y hombres, la mayor parte en rangos de edad productiva, es decir, de los 21 a los 40 años, lo que es una alerta del peligro que enfrentamos para ganar vidas.

Nuestra tarea debe ser identificar cualquier cambio de humor, deseo de estar solo, cuadro de depresión, tristeza profunda o aislamiento, en cualquier persona que esté cerca de nosotros. De inmediato hay que llamar, enviar un mensaje, un comentario en redes sociales para recibir ayuda en tiempo real, gratuita, de un profesional que atenderá a la persona, a la familia y a todos los que estén involucrados en este difícil proceso. Estas acciones simples salvan vidas y está en nuestras manos asegurarnos de ello.

Por eso, mi agradecimiento previo si la próxima vez que notes a alguien mal o raro, das el primer paso y preguntas si puedes ayudarla o ayudarlo -porque sí puedes- y le comentas sobre este artículo y le compartes los números telefónicos o las redes sociales @ConfianzaMx, Fb. ConfianzaMx e IG. ConfianzaMX .

Anótalos, tenlos a la mano y ayúdanos a ganar vidas. Está en tus manos.