La medicina personalizada mejora la prevención, el diagnóstico y los resultados de los tratamientos, y en enfermedades como el cáncer, por ejemplo, los avances tecnológicos permiten “comprender las características del tumor de cada paciente”, lo que nos posiciona en un “momento único de la historia de la salud”, afirmaron especialistas.

Asimismo, la digitalización del sector de la salud está aportando enormes cantidades de datos y nuevas formas de capturar y analizar información de grandes grupos de pacientes, ya que los sensores de estilo de vida y las aplicaciones móviles combinados con los resultados de pruebas genéticas permiten “capturar el perfil y la perspectiva individual del paciente”.

“Hace algunos años, el cáncer se reconocía por su lugar de origen y había pocas subdivisiones. El tratamiento indicado era el mismo según donde se alojaba ese tumor. Hoy entendemos que cada cáncer es diferente, más allá de su lugar de origen, dependiendo de ciertas mutaciones genéticas”, explicó a la agencia Télam la oncóloga Clara Horsburgh.

Horsburgh, también gerenta médica del Grupo Roche Argentina, señaló durante el último “Roche Press Day”, que se realizó a principios de julio en San Pablo, Brasil, que “estamos avanzando en el desarrollo de tratamientos personalizados que se dirigen a las características del tumor a nivel molecular, brindando mejores resultados”.

“Estamos en un momento único en la historia. Entendemos mejor la composición genética de los tumores y disponemos de una gran cantidad de datos clínicos que se vuelven cada vez más accesibles en formato digital. Ahora tenemos que transformar los sistemas de salud para potenciar las nuevas herramientas y hacer llegar las innovaciones a los pacientes más rápido”, concluyó la oncóloga.

Por su parte el académico y especialista en gestión del conocimiento estadounidense Thomas Davenport señaló que “es probable que la medicina de precisión o la atención altamente personalizada para el genoma de cada persona revolucionen el futuro”.

“Cada genoma humano contiene aproximadamente un gigabyte de datos. Más de un millón de humanos ya tienen secuenciado su genoma, y el número está creciendo rápidamente a medida que baja el precio. Los dispositivos médicos, teléfonos móviles, rastreadores de actividad y sensores de salud generan datos continuamente”, detalló Davenport en un trabajo titulado “Atención de salud cognitiva en 2027”.

Asimismo, el especialista aseguró que “la analítica artesanal tradicional no puede impulsar la medicina de precisión de manera efectiva”. “Las tecnologías cognitivas desempeñarán un papel fundamental, ya que manejar enormes cantidades de datos requiere mucho más que capacidades analíticas artesanales”, concluyó.