Según el estudio de Epidemiología de la Disfunción Eréctil Masculina (EDEM), el 19 por ciento de los varones entre 25 y 70 años presenta algún grado de disfunción erectil.

“Es un problema muy frecuente con una prevalencia muy alta. Además, si nos vamos a grupos concretos como pueden ser los pacientes con patologías como obesidad, hipertensión, dislipemia, problemas cardiacos o colesterol, todavía tienen más problemas de presentar disfunción eréctil”, destaca a GM Josep Torremadé Barreda, jefe de Servicio de Andrología Barcelona del Centro Médico Teknon y Responsable de la Unidad de Andrología del Hospital Universitario de Bellvitge.

El especialista califica este problema como “pandemia” y añade que no va a dejar de incrementarse debido al envejecimiento progresivo de la población. “Con el paso de los años vamos a ver más disfunción eréctil porque la población envejece más. La población presenta más sobrepeso, obesidad, riesgo cardiovascular… Con lo cual es como una pandemia”, añade el urólogo, quien también apunta al cáncer de próstata. “Es verdad que lo diagnosticamos antes y salvamos la vida, pero también dejamos muchas secuelas por el camino, como puede ser la disfunción eréctil y también la incontinencia”, observa.

Opciones terapéuticas

Actualmente, el arsenal terapéutico disponible ha conseguido que los pacientes que sufren esta patología puedan tener una buena calidad de vida.

“El primer tratamiento que realizamos siempre es cambiar los hábitos de vida. El ejercicio y una dieta saludable es la primera maniobra y en muchos casos mejora la disfunción eréctil”, señala Torremadé. “En segundo lugar, desde la introducción hace 20 años del sildenafilo y los distintos inhibidores de la fosfodiesterasa-5, la medicación oral, ha mejorado mucho. Pero si fracasan estos fármacos pasamos a las terapias inyectables”, explica el especialista.

El siguiente paso es el implante de prótesis de pene. En España, un alto porcentaje de los pacientes con disfunción eréctil que no responde a la medicación oral ni a las inyecciones intracavernosas se somete a este tipo de intervención quirúrgica.

“Dejamos las prótesis de pene como última opción terapéutica, pero normalmente es una de las opciones que mejores resultados asocia. Al final, estos pacientes fracasan a los tratamiento farmacológicos actuales y la prótesis de pene es un tratamiento altamente eficaz” destaca Torremadé.

Con el paso de los años, más pacientes se están interesando por esta solución que lleva más de 40 años en uso clínico.

“En los últimos 20 años ha habido un cambio en la percepción de la disfunción eréctil por parte de la población. Al principio, los tratamientos eran malos y los pacientes no buscaban soluciones”, continúa el urólogo.

“Cuando aparecieron los nuevos fármacos, los pacientes se interesaron mucho por tratar su patología. Tenían un vecino o algún conocido con el cual comentaban el problema y compartían los beneficios de los nuevos tratamientos. Ahora hemos dado un paso más porque directamente preguntan por las prótesis. Lo empiezan a ver por internet o en las experiencias de sus vecinos… y lo ven como algo más natural, una opción de tratamiento muy válida”, concluye, el experto.

El 19 por ciento de los varones de entre 25 y 70 años presenta disfunción eréctil en algún grado

Torremadé: “Hemos dado un paso, porque hay pacientes que preguntan directamente por las prótesis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here