Nuevo medicamento podría curar el cáncer cerebral

    0
    180
    Imagen de superresolución de un grupo de células T asesinas (verde y rojo) que rodean una célula cancerosa (azul, centro). Cuando una célula T asesina hace contacto con una célula objetivo, la célula asesina se adhiere y se propaga sobre el objetivo peligroso. Luego, la célula asesina usa sustancias químicas especiales alojadas en vesículas (rojo) para liberar el golpe mortal. Este evento ha sido apodado así “el beso de la muerte”. Después de matar a la célula objetivo, las células T asesinas se mueven para encontrar a la próxima víctima.

    “El 10 por ciento de los animales tratados con SIXAC obtuvieron vida extendida y el medicamento los curó de la enfermedad”, informó Sheba Medical Center.

    Los neurocientíficos del Centro Médico Sheba descubrieron un nuevo fármaco que dicen tiene “el potencial de curar a los pacientes con enfermedades terminales” que sufren de glioblastoma (GBM), un cáncer cerebral agresivo.

    El senador por Arizona John McCain murió recientemente de cáncer y, según fuentes de la industria médica, cada año se diagnostican más de 240,000 casos de GBM en todo el mundo.

    Los neurocientíficos israelíes Dr. Efrat Shavit-Stein y el profesor Yoav Chapman, trabajan en el tratamiento en el Centro de Neurociencia Joseph Sagol, Centro Médico Sheba, desde hace tiempo y publicaron su descubrimiento en la revista Frontiers in Neurology.

    Se cree que el glioblastoma es el tumor cerebral primario más común y mortal. A pesar de la extensa investigación en el campo, los resultados de los tratamientos actuales son limitados y no hay cura para la enfermedad.

    Es necesario buscar enfoques innovadores, explicó el Centro Médico Sheba en un comunicado.

    En los últimos años, la investigación encontró que la trombina, un factor de coagulación de las células tumorales, y un receptor activado por proteasa, desempeñan un papel en la patología y la progresión del glioblastoma.

    Basados ​​en esta estructura química, los neurocientíficos de Sheba crearon un medicamento llamado SIXAC, un nuevo compuesto basado en seis aminoácidos que inhibe la activación del receptor.