Un grupo de científicos comunica el éxito en el primer ensayo clínico con humanos de un parche autoadministrable e indoloro que se sirve de microagujas para administrar la vacuna de la gripe.

 Las vacunas son uno de los hitos más importantes de la medicina, siendo responsables de evitar cada año la muerte de cerca de 2,5 millones de niños en todo el planeta, según datos de la OMS. Los prolíficos avances científicos podrían estar a punto de renovar su vía de administración, que se realiza de forma convencional a través de agujas que llegan hasta el músculo: un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología de Georgia y de la Universidad de Emory de Atlanta han creado un parche indoloro con microagujas capaz de generar una respuesta inmune frente a la gripe, y que podría emplearse para el resto de vacunas.

 

Este parche es tan eficiente y seguro como la vacuna tradicional, posee el tamaño aproximado de una tirita y contiene 100 “agujas indoloras y solubles en agua, pudiendo transformar la forma en que somos vacunados” indicaba Roderic I. Pettigrew, director del Instituto Nacional de Bioingeniería e Imágenes Biomédicas (NIBIB) de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) en la revista The Lancet. Estas agujas tienen el tamaño preciso para penetrar en la piel, logrando la ansiada vacunación sin dolor.