La mina de oro: los datos que se generan en los sistemas hospitalarios

Diariamente se generan millones de datos en los hospitales, pero solo se aprovecha 5% toda esa información.

0
87

Desde hace unos años, el big data se puso de moda en la industria de la salud y se comenzó a medir todo lo que fuera posible. El reto ahora es saber qué hacer con esos datos, cómo utilizarlos y sacarles provecho, en beneficio de los sistemas médicos y, sobre todo, de los pacientes.

Luis Eduardo Garza, director del Hospital El Parque de Christus Muguerza, nos cuenta sobre el uso de los datos en México, un país que todavía tiene un rezago importante en cuanto a la recolección, el tratamiento y el uso de la información.

¿De dónde están obteniendo los datos los sistemas hospitalarios en estos momentos?

Puedo decir que son 4 fuentes. La principal fuente sigue siendo el expediente médico de cada paciente. Algunos pacientes cuentan con la ventaja de tenerlo digital. Otra forma es a través de nuestros sistemas bioestadísticos, donde una vez que el paciente se egresa, se vierten a nuestros sistemas ciertos datos, los cuales nos dan muchos rangos.

Tan importante es temas clínicos, como administrativos, como temas económicos y nos permite ir desmenuzando la situación que hay por doctor, cómo es la práctica médica, clínica y económica de un doctor, de una especialidad, de un padecimiento y eso nos ayuda, porque luego hacemos el cruce con los temas financieros, cuánto nos cuesta hacer este procedimiento y cuanto nos cuesta hacer ese procedimiento con tal doctor.

Lo que estamos tratando de integrar un perfil del doctor ginecólogo o de una paciente ginecológica entre 30 y 40 años con una patología tal. Estamos haciendo una disciplina, ya este tema de la gestión de datos se está convirtiendo en una disciplina donde combinamos la parte digital con la asistencia y la financiera.

Disponer esa información nos da puntos de mejora en técnicas, atención al cliente, parte hotelera y por otro lado, oportunidades de ahorro.

Otra parte de generación de datos es a través de los CRM o de los EPR, las tarjetas de beneficios, de lealtad o descuentos, que nos permiten ir conociendo el consumo del paciente en servicios de salud.

Y la cuarta son las bases de datos de Inteligencia Artificial, que ya están engordadas y que podemos empezar a pensar en usar para medicina personalizada.

¿Cómo estamos a nivel mundial en el uso de datos hospitalarios?

Estamos muy lejos, y en Mexico todavía más. El gran reto va a ser que el gobernó y la iniciativa privada lleguen a unos acuerdos a fin de centralizar la información y cruzarla. Pero vienen otros temas, como el de la confidencialidad, el financiero y hasta el tema de egos y celos.

A nivel individual estamos empezando, estamos en pañales y todas las empresas estamos despertando a esta nueva tendencia y estamos abriendo los ojos. La madurez se adoptará de acuerdo a cuánto quieres invertir, cuánta gente vas a dispensar en esto y estoy seguro que los grupos hospitalarios estaremos como las grandes empresas digitales, para allá tenemos que ir, con un director digital, como las grandes empresas.

Vamos en camino, pero nos falta largo trecho.

¿Qué están haciendo con los datos que se generan a través de todas las herramientas ya mencionadas?

Nosotros estamos en una madurez en los datos, estamos haciendo y unificando dashboards para que haya temas clínicos, de calidad, de mejora y financieros que nos dé una radiografía en tiempo real.

Hoy queremos medir todo y la gran pregunta es qué vas a hacer con la información. ¿Qué hacemos con el big data?

Ese es el gran reto para las organizaciones: cómo hacemos una educación hacia la organización para que no tengamos la información en un archivo muerto que se consulta cuando hay un problema médico legal o un reingreso de la paciente, sino que lo hagamos de prospectiva, buscando el perfil del paciente.

¿Cómo están ayudando los datos a mejorar la atención médica y la eficiencia hospitalaria?

Estamos tratando de identificar factores de riesgo que nos agreguen problemas agregados a la atención médica. Es decir, si el paciente viene por un problema, ¿cómo se puede evitar que se le agregue el problema número dos, el tres y el cuatro? Y eso impacta al paciente, al que paga –que puede ser el paciente o la aseguradora—, y al hospital.

El segundo tema es mejorar la salud preventiva, es decir, a dónde va, las características del paciente y hacia dónde va a ir el paciente. Y nos está ayudando el poder definir cuánto va a costar atender a este paciente. No hay medicina de bajo costo, entonces hay medicina eficiente, pero si tenemos un paciente que entra por un problema, se tienen que considerar otros factores que aumentan los costos. Para eso estamos tratando de crear un modelo predictivo en la salud y en lo financiero.

¿Cuánto tiempo ha requerido Christus Muguerza para aprovechar los datos que generan?

Nosotros hemos trabajado en los últimos 3 años en este tema y creo que tenemos los primeros resultados, tenemos los primeros servicios, estamos tratando de dar un servicio centrado en el paciente, pero aprovechando los datos que el histórico nos da. Nosotros tenemos un modelo donde registramos la parte no hospitalaria del paciente. Entonces podemos ver otra atención como sus consultas, estudios, medicinas recurrentes, cuál es su método de pago.

Tenemos 3 años de inversión y apenas tenemos los primeros datos. Yo pensaría que nos faltan 10 años.

Finalmente, el tema de la confidencialidad y seguridad de los datos es muy importante. ¿Cómo cuidar los datos de tus pacientes?

Es un tema bien importante y todos nos preguntamos ¿están seguros nuestros datos? Nosotros trabajamos con Google y Amazon, y estamos respaldados con sus equipos de protección, muy poca gente tiene acceso a los datos.

Otra cosa es la seguridad de los datos. Porque hoy en día, todo tiene acceso a nuestra información y lamentablemente nuestra vida completa está en los celulares. Los dos temas son ¿cómo trabajas con la confidencialidad para un buen manejo de la información y cómo tenemos seguros los datos?