La inteligencia artificial, nueva aliada en la extracción de sangre

    Un equipo de investigadores de la Universidad de Rutgers (Estados Unidos) ha desarrollado un robot que utiliza inteligencia artificial para llevar a cabo extracciones de sangre automáticas e insertar catéteres en pequeños vasos sanguíneos.

    0
    184

    Un equipo de investigadores de la Universidad de Rutgers (Estados Unidos) ha desarrollado un robot que utiliza inteligencia artificial, sumado a imágenes de infrarrojo cercano y ultrasonido, para llevar a cabo extracciones de sangre automáticas e insertar catéteres en pequeños vasos sanguíneos. El dispositivo podría eliminar los clásicos problemas de las extracciones de sangre que, a menudo, son difíciles cuando se realizan manualmente, toda vez que se reducen las posibilidades de complicaciones, al tiempo que permiten que el personal médico se concentre en otras tareas.

    El acceso a los vasos sanguíneos puede ser un desafío en una amplia variedad de pacientes, incluidos los pediátricos, la población de edad avanzada y aquellos que padecen enfermedades crónicas. Es más probable que estos pacientes tengan vasos torcidos o pequeños, lo que dificulta la colocación de la aguja o el catéter. Las posibilidades de insertar con éxito una aguja en el primer intento son inferiores al 50% en los citados pacientes y, con frecuencia, se requieren más de cinco intentos.

    Las posibilidades de insertar con éxito una aguja en el primer intento son inferiores al 50% en los citados pacientes y, con frecuencia, se requieren más de cinco intentos

    Como el personal de atención médica puede tener dificultades para ver la vena a la que intentan acceder, pueden surgir complicaciones cuando otras estructuras se dañan por la inserción de una aguja, como arterias, órganos o nervios cercanos. Para abordar estos problemas, los investigadores de Rutgers han creado un sistema robótico que puede encontrar automáticamente los vasos sanguíneos, incluso si son muy pequeños, e insertar con éxito una aguja o un catéter.

    El robot es lo suficientemente pequeño como para disponerse en una mesa de trabajo y utiliza ultrasonido e imágenes de infrarrojo cercano para obtener fotografías del tejido e inteligencia artificial con el propósito de interpretar las imágenes, detectar vasos sanguíneos, calcular su profundidad y tamaño.

    “Nuestro equipo demostró que el dispositivo puede identificar con precisión los vasos sanguíneos, mejorando las tasas de éxito y los tiempos de procedimiento en comparación con profesionales expertos en atención médica”

    “Nuestro equipo demostró que el dispositivo puede identificar con precisión los vasos sanguíneos, mejorando las tasas de éxito y los tiempos de procedimiento en comparación con profesionales expertos en atención médica, especialmente con vasos sanguíneos de difícil acceso”, ha dicho Martin Yarmush, investigador involucrado en el estudio. “No solo se puede usar el dispositivo para pacientes, sino que también se puede modificar para extraer sangre en roedores, un procedimiento que es extremadamente importante para las pruebas de medicamentos en las industrias farmacéutica y biotecnológica“, ha finalizado.