Al estar enfermos, puede ser difícil decidir tomar medicamentos, ya que a veces provocan efectos secundarios desagradables. Por eso, muchos recurrimos a remedios alternativos naturales para lograr alivio sin tener que comprometernos con la medicina moderna. Pero encontrar remedios naturales que sean seguros y efectivos puede ser dudoso. Internet está lleno de consejos de salud útiles y raros que quizás pueden funcionar o quizás no tengan la efectividad que suelen tener medicinas como antibióticos, antinflamatorios u otros medicamentos no naturales.

Afortunadamente, la ciencia ha demostrado que algunos remedios caseros son seguros y efectivos. ¿Y la mejor parte? Son mucho más asequibles que los medicamentos de ingrediente activos que se usan como alternativa.

Aquí 4 remedios caseros que funcionan perfectamente:

  1. El jengibre para las náuseas

Este remedio casero funciona de maravilla en la mayoría de las formas leves a moderadas de las náuseas relacionadas con el embarazo.

La raíz del jengibre se ha utilizado durante miles de años en la medicina tradicional china para ayudar a resolver los problemas estomacales y la ciencia, para respaldar los beneficios del jengibre, incluso cuenta con algunos médicos que recomiendan el jengibre como una forma de medicina alternativa para los pacientes que están bajo quimioterapia.

El jengibre en sí no puede eliminar la causa de un malestar estomacal, por lo que no es probable que haga mucho por cosas como el malestar estomacal o la intoxicación alimentaria. Pero para las náuseas estomacales causadas por desequilibrios hormonales u otros químicos, como los efectos secundarios de la quimioterapia o los cambios en el embarazo, funciona perfectamente, y dado que es completamente natural, es seguro para cualquier persona. Incluso es seguro para los bebés en pequeñas dosis, y no solo puede aliviar el malestar estomacal sino también reducir los gases.

  1. Aceite de menta o mentol para los dolores de cabeza

Los científicos aún no han identificado exactamente por qué el mentol o aceite de menta tiene los beneficios que ofrece, pero el extracto de menta se ha utilizado en la medicina tradicional durante siglos para combatir todo, desde el síndrome del intestino irritable hasta las migrañas.

La menta es un cruce natural entre la menta verde y la menta de agua, y crece en Europa y América del Norte. Ha sido utilizada durante siglos antes de ser identificada formalmente con su nombre actual. El mentol o el aceite de menta son efectivo para los dolores de cabeza cuando es aplicado en la sien o en puntos de pulso, directamente sobre la piel.

Este mentol o aceite de menta, no es toxico y calma las migrañas en poco tiempo.

  1. Miel para dolores de garganta

Si no quieres lidiar con los efectos secundarios del resfrío y los medicamentos para la tos, o si tiene niños pequeños en la casa resfriados y no quieres usar muchos medicamentos, existe evidencia suficiente de que la miel puede ser totalmente efectiva para calmar los dolores de garganta. Y la miel, no solo hace un buen trabajo cubriendo la garganta para ayudar a aliviar el dolor, sino que también puede ayudar a combatir las alergias.  Se puede tomar como edulcorante en las bebidas o tomando una cucharada al día.

Sin embargo, hay que tener cuidado con los niños menores de un año. Si bien la miel es un excelente remedio casero para los niños pequeños que tienen dolor de garganta, existe un riesgo pequeño pero fatal de que los bebés puedan contraer un tipo raro de intoxicación alimentaria conocida como botulismo al ingerir miel. Siempre espere hasta después del primer cumpleaños de un niño para usar este remedio para calmar los dolores de garganta.

  1. Compresas calientes para el dolor de oído

Obviamente, no hay manera de usar un remedio casero para combatir directamente la bacteria o el virus que causa una infección en el oído, ya que desaparece por sí sola con el tiempo o necesita un antibiótico para combatirla.

Sin embargo, mientras esperas que la infección desaparezca, se puede combatir el dolor de oído  con ibuprofeno complementado con  compresas tibias.

Algunos recomiendan calentar un paño húmedo y colocarlo en el fondo de una taza de café, utilizando el borde de la taza para atrapar el calor húmedo alrededor de la oreja mientras la temperatura y la humedad ejercen su magia.

El calor funciona haciendo que la sangre se mueva y abra las áreas bloqueadas dañadas por la infección.

Estos 4 fabulosos remedios naturales pueden actuar incluso mejor que la medicina moderna, por eso, te invitamos a probarlos.