Mientras la Suprema Corte abrió el camino hacia la regularización del consumo de la marihuana, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios emitió una serie de lineamientos para la producción de cannabis con fines medicinales, que puede complicar su acceso, acusan expertos.

De acuerdo con los lineamientos, la siembra, cultivo, cosecha, preparación, acondicionamiento, adquisición, posesión, comercio, trasporte, suministro, empleo y consumo de cannabis medicinal debe realizarse con fines de investigación médica y científica.

En el documento se señala que quienes quieran realizar alguna de las actividades anteriores, deberán hacerlo dentro de protocolos de investigación científica que debe aprobar la Cofepris. Dichos protocolos solo podrán ser autorizados a quienes estén dentro del Inventario Nacional de Investigación en Materia de Cannabis que, de acuerdo con Madrazo, no existe más que en ese documento.

En general, acusa que el texto de la Cofepris solo aumenta los requisitos para quienes busquen desarrollar medicina en México, afirmó en entrevista Alejandro Madrazo Lajous, abogado e investigador del Programa de Política de Drogas del CIDE

Explicó a mexico.com que el primero de varios problemas es que Cofepris busca obstaculizar el acceso a la medicina cannábica, al haber publicado unos lineamientos en lugar de un reglamento que debería de cumplir con la máxima publicidad.

¿Cuál es la diferencia entre un reglamento y los lineamientos que emitió?
El jurista explicó que un reglamento señala cómo operar lo que manda una ley. En cambio, los lineamientos rigen sobre las autoridades. Pero en el caso del documento emitido por la Cofepris, impone a los ciudadanos una serie de medidas para poder acceder a la medicina cannábica.

Limita la producción nacional
Otro problema que Madrazo Lajous encuentra en la política de drogas es que los lineamientos obligan a que la producción nacional de medicina cannábica se dé acompañada de investigación científica.

Puede haber investigación científica sin fines médicos. Puede haber fines médicos sin investigación científica. Puede haber investigación científica con fines médicos, pero este reglamento obliga a que la producción nacional se haga siempre con ambos fines, por lo que no podría haber investigación con fines sociales, por ejemplo.

El consumo de cannabis con fines medicinas ya es legal en México desde el 19 de junio de 2017. Y para llevarlo a la práctica la Secretaría de Salud tuvo un plazo de 90 días —diciembre de 2017— para emitir un reglamento, pero sigue sin cumplirlo. Y sin ese reglamento, el acceso a la cannabis medicinal no se puede llevar a los hechos.

Ya existe una propuesta de reglamento, que se dio a conocer en enero de este año, pero entre las mayores críticas de integrantes de la sociedad civil, está el hecho de que no regula el autocultivo de cannabis médica, cuando muchas personas tienen plantas en su hogar para procesar aceites con fines medicinales.

En vez de emitir un reglamento que dé certeza al proceso para tener acceso a la cannabis medicinal, Cofepris emitió los Lineamientos en Materia de Control Sanitario de la Cannabis y Derivados de la Misma, los cuales complican más su acceso, denuncian activistas y expertos sobre el tema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here