¿Por qué el ajolote puede ser clave en la cura del cáncer?

    No sólo es un tierno anfibio endémico de México, también puede ayudar a salvar vidas.

    0
    125

    El ajolote es una especie endémica del sistema lacustre del Valle de México; debido a que se encuentra en peligro de extinción. los esfuerzos de los científicos se concentran en preservarlo.

    Axolotl, llamado así en el idioma náhuatl, tiene la capacidad de regenerar tanto el músculo como el hueso, e incluso, los nervios, por lo que el hecho de que se haya descifrado su genoma abre una puerta para los avances médicos.

    ¿Qué tiene de particular el genoma del ajolote?
    El ajolote —vertebrado con la capacidad de regenerarse por sí mismo— cuenta con un genoma de 32 mil millones de pares de bases de ADN, 10 veces más grande que el humano.

    Sobre la reciente investigación de este espécimen, Félix Recillas-Targa, director del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM, explicó que este hallazgo científico se trata de un logro a nivel técnico mayúsculo. Entre sus características encontraron una enorme cantidad de secuencias repetidas.

    “Se trata de trechos de fragmentos de ADN idénticos repetidos cientos de miles de veces. Una composición de genoma muy particular en donde hay poca densidad de genes, y por ello, entender su organización fue todo un reto”.
    Félix Recillas-Targa, director del Instituto de Fisiología Celular de la UNAM

    Históricamente, se ha planteado que las secuencias repetidas son importantes para la evolución de los genomas, aunque no ha quedado del todo claro. De hecho, el investigador universitario plantea que estas secuencias repetidas tendrían alguna influencia en la regeneración de tejidos, sobre todo, en casos como el ajolote y la salamandra.

    ¿Cómo ayudaría a curar el cáncer?
    Al descifrar toda su secuencia de ADN, existe la posibilidad de que los científicos comprendan procesos moleculares que potencialmente sean empleados en medicina regenerativa, y para tratar afecciones asociadas al cáncer y también al envejecimiento.

    Al respecto, Recillas-Targa acotó que es imposible que el genoma del ajolote funcione para la regeneración de miembros humanos. No obstante, a través de su estudio, podría entenderse cómo ocurre esa regeneración y si tiene alguna explicación o aplicación en los tejidos de los seres humanos.

    Además, el científico resaltó que este estudio contribuiría a conocer más sobre la fisiología de varios procesos celulares, por ejemplo, se sabe que el ajolote tiene una vida larga y que la tasa de formación de tumores cancerígenos es muy baja. Si nosotros entendemos su fisiología y biología molecular podríamos, tal vez, entender por qué tienen pocas probabilidades de desarrollar tumores.

    Asimismo, permite identificar las instrucciones necesarias para la regulación de expresión de genes. Por esto, es fundamental la secuenciación del genoma del ajolote, porque permite conocer toda la información genética adicional a los genes, lo cual posibilita el estudio de cuándo y dónde se activan y apagan.