La donación de órganos es una cultura que afortunadamente va en aumento en todo el mundo gracias a sus generosos beneficios. Sin embargo, de la misma manera y bajo esta misma acción existe un tema en particular que resulta en la actualidad por demás controvertido y confuso: donar tu cuerpo a la ciencia.

Aunque por el momento esta práctica no está del todo clara en Estados Unidos, se sabe que si así lo deseas, puedes ofrecer tu cuerpo a una serie de instituciones reguladas que pueden encontrar una serie de usos para tu cuerpo.

Por ejemplo, la Asociación Estadounidense de Bancos de Tejidos (AATB) está reglamentada y autorizada para recibir donaciones corporales, al igual que el Instituto Internacional para el Avance de la Medicina, aunque no exista la obligación legal de hacerlo.

Regulado por la Human Tissue Authority, en el Reino Unido, existen cerca de 19 entidades médicas con licencia para recibir donaciones de cuerpo mediante el cumplimiento de procesos muy estrictos y bajo una serie de condiciones establecidas, ya que según la ley es ilegal vender partes del cuerpo en Reino Unido, como sucede en los Estados Unidos.

Por si esto fuera poco y evidentemente, las condiciones para la donación de un cuerpo son meticulosas, ya que el aspirante que desea donar no debe contar con antecedentes de enfermedades transmisibles y también debe tener una buena salud en general antes de morir.

Además, se sabe que no se pueden aceptar cuerpos de una persona con obesidad considerable, y si la muerte de la persona fue bajo circunstancias violentas las instituciones médicas tienen la capacidad de no aceptar el cuerpo.

Una persona que dona bajo estas condiciones tiene que ser consciente que su cuerpo será utilizado con diferentes finalidades. Aunque en un principio y con normas establecidas debe realizarse un tratamiento ético del cadáver, lo que sigue después es algo para tener en consideración.

Entre otras cosas, un cuerpo puede ser embalsamado, disecado y refrigerado para su uso posterior, que puede ir de meses hasta años.Pueden ser utilizados por estudiantes para la disección o para examinar músculos, nervios y órganos. Terminados los estudios, se juntan los restos y se incineran.

Aunado a esto, algunos cuerpos se utilizan con rayos X y autopsias que se usan para examinar cualquier daño al cadáver. En los Estados Unidos, se usan para la investigación forense en una granja de cuerpos administrada por la Universidad de Tennessee.

Científicos señalan que el hecho de ofrecer un cuerpo para la investigación es algo admirable, ya que resulta, entre otras cosas, extremadamente útil en la investigación y mejoramiento de la medicina para el ser humano.

VíaEl Nuevo Día
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here