El accidente cerebrovascular (ACV) afecta a muchas más mujeres que hombres: en Estados Unidos, ellas sufren anualmente 55.000 casos más que los hombres, y es la tercera causa de muerte femenina en el país. Investigadores del Hospital Brigham and Women’s (BWH) han buscado los factores de riesgo potenciales que son únicos para las mujeres y entre ellos se encuentran terapias hormonales, uso de antconceptivos, embarazo y la edad de la primera y la última regla.

En un artículo publicado en Stroke, el equipo destaca los factores de riesgo con un fuerte apoyo en la literatura científica así como áreas importantes donde se necesita investigación futura, incluyendo los efectos de las terapias hormonales para personas transgénero. “Muchas personas no se dan cuenta de que las mujeres sufren un ACV con más frecuencia que los hombres y la mortalidad es mucho más alta entre las mujeres. A medida que las mujeres envejecen, es mucho más probable que tengan un ACV como primera manifestación de enfermedad cardiovascular en lugar de ataque al corazón”, explica Kathryn Rexrode, del Departamento de Medicina de BWH y autora del estudio.

Según los investigadores, los factores que elevan el riesgo de accidente cerebrovascular entre las mujeres son: edad temprana de la menarquia o primera regla (menos de 10 años); edad temprana en la menopausia (menos de 45 años); bajos niveles de la hormona dehidroepiandrosterona (DHEAS); el consumo de estrógenos orales o anticonceptivos orales combinados. Además de un historial de complicaciones durante la gestación, diabetes gestacional, preeclampsia o hipertensión durante o inmediatamente después del embarazo.

El equipo señala que, aunque muchos de estos factores son extremadamente comunes, solo una fracción de las mujeres que tienen uno o más sufrirán un derrame cerebral en el transcurso de sus vidas, pero aseguran que estos casos deben ser monitoreados con el fin de prevenir un ACV. Además, las mujeres “deben ser conscientes de que corren un mayor riesgo y deberian tender a una vida saludable para disminuir el riesgo de hipertensión y un accidente cerebrovascular posterior”, recomienda Rexrode.

Ciertos factores de riesgo, como tomar estrógenos transdérmicos o anticonceptivos de progestágeno necesitan más investigación, según los autores. El equipo también realizó una búsqueda de la literatura científicaa sobre los factores de riesgo de accidente cerebrovascular únicos para las personas transgénero, pero informa que los datos sobre los efectos del tratamiento médico con estrógenos, antiandrógenos o combinados son escasos.

Durante mucho tiempo, se ha invisibilizado a las mujeres como investigadoras en el campo de la medicina, pero también como sujetos de estudio. La reducción simplista de que los hombres y las mujeres son biológicamente iguales es tan nociva como la de pensar que un género es más o menos inteligente que otro. Y el hombre se ha tomado como la medida del ser humano. Por eso, son muchos los facores de riesgo diferentes según el sexo que se han ignorado, perjudicándolas a ellas. En este artículo hacemos un repaso por la discriminación femenina (y sus consecuencias) en la medicina y otras ciencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here