Científicos chinos han logrado reunir pruebas sobre los beneficios contra el cáncer que aporta el Cordyceps militaris, un hongo muy utilizado en la medicina tradicional china debido a sus poderes curativos.

El grupo de investigadores de alto nivel descubrió que en esta especie de hongo ocurre una interacción entre dos compuestos químicos anticancerosos.

El primero, el cordycepin, se observó en el Cordyceps militaris hace más de 60 años, pero la forma en que interactua era desconocida. El segundo, la pentostatina, se identificó por primera vez en una bacteria. En la década del noventa, se desarrolló como fármaco comercial para tratar la leucemia y otros tipos de cáncer.

“Por primera vez, decodificamos el mecanismo de biosíntesis del cordycepin en este hongo. Y durante la investigación, descubrimos que también contiene pentostatina”, afirmó Wang Chengshu, jefe del equipo de investigación del Instituto de Fisiología y Ecología Vegetal, filial en Shanghai del Instituto de Ciencias Biológicas de la Academia de Ciencias de China.

“Estos dos compuestos coexisten en células fúngicas en forma de protector y protegido, es decir, la cordycepina se sintetiza con la producción acoplada de pentostatina para proteger a la primera”, añadió.

Su investigación también demostró que el hongo inicia un proceso de desintoxicación cuando la cordiceína en su cuerpo alcanza un nivel tan alto que puede llegar a ser tóxico.

“Esto nos advierte que el consumo excesivo de este hongo pudiera ser perjudicial”, indicó Wang.

Después de casi ocho años de investigación, un artículo sobre los nuevos hallazgos del Instituto de Fisiología y Ecología Vegetal de Shanghai fue publicado este jueves en la revista internacional Cell Chemical Biology.

El Cordyceps militaris es un hongo de color amarillo anaranjado que se vende como suplemento fresco para sopas y guisos. Debido a su precio, es una alternativa mucho más económica que consumir el famoso Hongo Oruga.

“En nuestra investigación también hemos demostrado que ninguno de los compuestos químicos antes mencionados se producen en el Hongo Oruga”, subrayó Wang.

Los hongos Cordyceps son populares en China por sus propiedades de potencializar la inmunidad del cuerpo. Sus usos en el tratamiento médico se recogen en el “Compendio de Materia Médica”, escrito durante la dinastía Ming (1368-1644) y que ha sido considerado como la enciclopedia de la medicina tradicional china.

“Siempre se ha debatido sobre si estos hongos son antibacterianos y anticancerígenos. Las personas los utilizan empíricamente. Es un gran avance que nuestro equipo haya demostrado científicamente que el Cordyceps militaris tiene dichas propiedades”, concluyó Guo Jinhua, secretario del comité de base del PCCh del Instituto de Fisiología y Ecología Vegetal de Shanghai.