Gatear ayuda a mejorar la psicomotricidad y el aprendizaje escolar

El gateo a partir de los seis u ocho meses de edad ayuda a los bebes a tener una mejor psicomotricidad y apoya el aprendizaje escolar, por lo que es importante fomentarlo y alentarlo, evitando el uso de andaderas

0
9

La practica del gateo en los primeros meses de los infantes, debe de ser a partir de quinto o sexto mes, de esta manera los pequeños tendrán un mejor desempeño físico y cognitivo, basta con poner a el bebe boca abajo, en una superficie lisa, cuidando de que esté limpia, y no haya objetos pequeños que pueda llevarse a la boca.

El gateo tiene grandes beneficios para el sano desarrollo de los infantes. Por ejemplo el patrón cruzado de movimiento que consiste en mover un brazo al mismo tiempo que la pierna contraria, además de tonificar los músculos y fortalecer la columna, envía mensajes al cerebro para que trabajen ambos hemisferios.

La vista se fortalece, ya que van aprendiendo a explorar, se les puede alentar con objetos brillantes colocados a 20 o 40 centímetros de ellos, para que intenten alcanzarlos e irlos moviendo con el objeto de recorran cada vez distancias mayores.

El gateo contribuye además a mejorar el equilibrio y la auto percepción de las diferentes partes de su cuerpo.

Al tener la palma de la mano en el piso se estimula la tactilidad, señala la psicoterapeuta Angelina Parrilla quien dirige una escuela de educación especial para niños con algún tipo de discapacidad, y a todos los alumnos los estimulan para que gateen incluso los que tienen parálisis cerebral, en algunos casos esos movimientos lo realizan con ayuda de terapeutas, que les mueven las extremidades, de forma cruzada, hasta que ellos por si mismo logran hacerlo.

El gateo contribuye a desarrollar los movimientos finos, que en un futuro se traducirá en un buen control de la escritura, al masajear la palma de la mano en el piso, ésta envía información al cerebro sobre las sensaciones y texturas.

Asimismo el gateo contribuye a que desarrollen la lectoescritura de manera adecuada y a la lateralización del cerebro, más o menos a los cuatro o cinco años, cuando uno de los hemisferios se convierte en dominante.

La conexión de los hemisferios cerebrales, se fortalece con el gateo creando rutas de información cruciales para la maduración de diferentes funciones cognitivas.

Algunas madres les preocupa que el gateo de sus hijos no sea adecuado, ya que la mayoría inicia arrastrándose sobre su pecho y abdomen, antes de sostenerse sobre brazos y rodillas, otros lo hacen con una de las piernitas dobladas, hasta que adquieren más confianza.

Hay que tener el área despejada de objetos que puedan lastimarlos, pero permitir que ellos mismos decidan cuando quieren empezar a caminar.

Mas importante que caminar muy pequeños, antes del año, es importante la práctica del gateo que debe ser estimulada, ya que de ella depende buena parte de su desarrollo cognitivo y psicomotriz.

En las terapias de aprendizaje con niños mayorcitos, uno de los ejercicios que les ponen como tarea es el gateo, ya que la mayoría de estos pequeños no fueron estimulados de bebés a realizarlo, y se les puso muy pronto en la andadera.

Así pues hay que estimular el gateo, con la conciencia de que se le está ofreciendo a los niños herramientas para su sano desarrollo([email protected])

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here