Es sabido que la obesidad y el sobrepeso pueden causar una serie de problemas de salud en las personas, como diabetes, hipertensión o enfermedades coronarias. Sin embargo, y aunque muchos lo desconocen, tener un índice de masa corporal superior a 30 puede significar un factor de riesgo en el desarrollo de algún tipo de cáncer.

Existen, por lo menos, 13 tipos de cánceres asociados con el sobrepeso y la obesidad. Entre ellos se encuentran el cáncer de meningioma (el tejido que cubre el cerebro y la médula espinal), el cáncer de adenocarcinoma de esófago, de mieloma múltiple (o cáncer de células sanguíneas), el cáncer al riñón, al útero, a los ovarios, a la tiroides, el cáncer de mama, de hígado, de vesícula, de estómago, el cáncer de páncreas y el de colon y recto.

¿Cuál es la relación?

De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), una de las explicaciones es que tanto el sobrepeso como la obesidad pueden ser causantes de cambios en el cuerpo como el aumento de niveles de ciertas hormonas e inflamaciones, que pueden devenir en algún tipo de cáncer.

Veámoslo con algunos ejemplos. La obesidad puede no causar cáncer directamente, pero desencadena una serie de problemas de salud que puede llevar a la persona que la padece a desarrollar algún cáncer. Por ejemplo, las personas obesas tienden a tener inflamación crónica de grado bajo como consecuencia del incremento en la masa de tejido adiposo. Grandes cantidades de este tejido en el cuerpo producen exceso de una hormona llamada estrógeno, que en altas concentraciones se han visto asociadas con mayores riesgos de cáncer de ovario o de seno.

Asimismo, la inflamación crónica de bajo grado que comentábamos anteriormente puede ser un factor de riesgo de enfermedades como la hepatitis, por ejemplo, que en sí es una enfermedad que causa inflamación al hígado. Una persona con antecedentes de hepatitis tiene mayores probabilidades de desarrollar cáncer de hígado.

¿Qué debemos tener en cuenta?

En primer lugar, al asistir a una consulta médica, se debe solicitar al médico tratante medir el peso, la estatura y la circunferencia de cintura; esto proveerá de la información necesaria para conocer si se tiene rangos de sobrepeso y obesidad.

Una vez dado el diagnóstico, en caso arroje sobrepeso u obesidad, se debe buscar ayuda profesional con los expertos adecuados, procurando ser incorporados en un programa intensivo que incluya la atención conjunta de médicos, nutricionistas y psicólogos que ofrezcan una variedad de actividades, a fin de ayudar a manejar el peso.

En redes sociales, se puede conectar con personas y familias que brinden facilidades de cómo tener acceso a alimentos saludables y a formas de ser activos físicamente.

Finalmente, se debe evitar otros factores que se asocian con el cáncer, como el consumo de tabaco.

“CUANDO TÚ CAMBIAS…TODO CAMBIA” “SEAMOS AGENTES DE CAMBIO”