El estudio indica que si bien el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) se ha extendido por todo el mundo, actualmente los contagios y las muertes van al alza en América Latina.

Al 3 de septiembre de 2020, México se ha convertido en el séptimo país con casos confirmados y el tercero en cuanto a muertes relacionadas con el SARS-CoV-2 en todo el mundo, solo por detrás de Brasil como el segundo país con el mayor número de muertes a nivel mundial.

Se ha informado que factores socioeconómicos como mayores tasas de pobreza, alto uso del transporte público, falta de seguro médico, bajo nivel de educación formal, así como viviendas superpobladas (y otros factores que excluyen el distanciamiento social y las medidas de precaución) están asociados con un aumento tasa de mortalidad hospitalaria.

Además del panorama socioeconómico desfavorable de México, las altas tasas de hipertensión, diabetes tipo 2 y obesidad representan una amenaza inminente para la supervivencia hospitalaria. Influyen también los factores asociados al sistema de atención de la salud, en particular la alta necesidad de camas de la unidad de cuidados intensivos (UCI) notificadas durante esta pandemia, podrían tener un papel fundamental en la mortalidad intrahospitalaria. Para hacer frente a esta embestida, la disponibilidad de camas en UCI de México por cada 100.000 habitantes se acerca a 1.5, lo que representa la mitad de las inicialmente contempladas en China, alrededor del 10% de las de Italia y entre el 0.04% y el 0.05% de la capacidad total de Alemania y EE. UU.

Esta alta demanda de camas en la UCI podría provocar un retraso en la admisión que es un factor bien conocido dependiente del tiempo asociado con un aumento de la mortalidad. Además de la saturación de la UCI, el efecto del hacinamiento tanto en el hospital como en el servicio de urgencias se asocia con resultados desfavorables y podría tener un impacto en los resultados importantes (mortalidad) en las circunstancias que enfrenta el país.

En este estudio, el objetivo fue describir la mortalidad hospitalaria en pacientes adultos con neumonía confirmada por SARS-CoV-2, así como los factores de riesgo asociados con la mortalidad en aquellos que recibieron el estándar de atención en un centro de atención terciaria en la Ciudad de México. También se exploró el impacto del hacinamiento en los hospitales.

El estudio fue hecho por un grupo de investigadores de las siguientes instituciones:

Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán México y el Departamento de Bioestadística, Universidad de Washington, Estados Unidos

Puede consultar el documento completo aquí:

In-hospital mortality from severe COVID-19 in a tertiary care center in Mexico City; causes of death, risk factors and the impact of hospital saturation (plos.org)