Tejido declara guerra a gérmenes y virus

    El algodón bioinhibidor de Argaman Technologies se usa en máscaras, sábanas, uniformes, ropa deportiva y mucho más.

    0
    241
    Argaman Technologies está produciendo material para la eliminación de gérmenes y virus al contacto. Ilustración vía Lightspring/Shutterstock.com.

    La batalla cada vez más intensa ahora es prevenir que las infecciones se desarrollen.

    Por este motivo, compañías grandes como Carrefour, Victoria’s Secret o una cadena de hoteles de lujo en Asia están considerando textiles para la eliminación de gérmenes que produce la firma Argaman Technologies, con sede en Jerusalén, y producidos en un planta construida especialmente para ese fin.

    Carrefour es una cadena francesa de 12.000 supertiendas en 30 países que ha puesto a prueba CottonX, producido por aquella y considerado el primer algodón 100% bioinhibidor del mundo, en una línea de ropa de trabajo que llama “el uniforme que cuida”.

    El ingeniero textil Jeff Gabbay, fundador y director ejecutivo de la compañía e inventor de CottonX, llevó a ISRAEL21c por un recorrido por la fábrica, donde partículas mejoradas de óxido de cobre son bombardeadas mediante ultrasonidos de forma permanente con las fibras de algodón.

    La maquinaria de Argaman Technologies ha sido diseñada exclusivamente para incrustar el óxido de cobre activo en el algodón. Cortesía.

    El 99% de las bacterias y virus mueren a los pocos segundos de entrar en contacto con el óxido de cobre, y las bacterias no pueden crear resistencia a aquél como lo hacen con los antibióticos, explicó Gabbay.

    Las infecciones contraídas en hospitales le cuestan a los centros médicos de Estados Unidos unos 25.000 millones de dólares anuales. En una prueba reciente, los Centros para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos determinaron que las sábanas, fundas de almohada y pijamas de CottonX redujeron en más del 25% las infecciones contraídas. Los resultados se publicarán pronto.

    Máscaras para China

    La compañía está desarrollando máscaras reutilizables y cómodas de CopperX para China, donde la contaminación del aire es un serio problema, dijo Edwin Keh, director del Instituto de Investigación de Hong Kong para Textiles y Confección.

    Esta entidad gubernamental y sin ánimo de lucro y Argaman iniciaron contacto el pasado año como resultado de un memorando de entendimiento industrial firmado por Israel y la Región Administrativa Especial de Hong Kong en febrero de 2014.

    Uno de los mayores fabricantes de prendas de vestir en el mundo, también en Hong Kong, se ha convertido en inversionista estratégico de Argaman.

    Estas máscaras matan, en vez de filtrar, virus y bacterias a su paso. Cortesía de Argaman Technologies.

    Keh dijo a ISRAEL21c que además de las máscaras, el instituto también está estudiando la posible aplicación de CottonX, que es autoesterilizante e hipoalergénico, en los interiores de cabinas de aviones y hoteles.

    “Nuestra intención es obtener la licencia de la tecnología de Argaman y combinarla con algunas tecnologías de fabricación y procesamiento aquí para manufacturar productos a escala comercial, probablemente cortinas, toallas y ropa de cama para tener el ambiente más higiénico”.

    Keh dijo que espera colaborar con otras compañías israelíes que ofrezcan tecnologías avanzadas para la industria textil, especialmente en manejo de agua, hilado, teñido, tejido y cultivo del algodón.

    “Queremos que nuestra colaboración con Argaman sea todo un éxito y esperamos que sea la primera de muchas”, agregó.

    Resistente al fuego y antiarrugas

    Keh también está interesado en otras de las propiedades de CottonX, además del control de gérmenes.

    Incrustar concentraciones de dióxido de cobre también hace que el tejido sea resistente al fuego, conduzca la electricidad (potencialmente útil para realizar controles médicos y el mercado militar) y capaz de eliminar las arrugas faciales e incluso la celulitis.

     

    “Sabemos cuál es la proporción de ingrediente activo que necesitamos en las fibras para obtener resultados positivos para los diferentes objetivos que buscamos, desde acabar con las arrugas hasta eliminar bacterias rebeldes. Al poder controlar el contenido de los ingredientes activos incrustados, podemos garantizar una calidad consistente en todo lo que hacemos”, dijo Gabbay.

    En breve se lanzarán calcetines médicos de CottonX para prevenir el pie de atleta y las úlceras del pie diabético. Los textiles cosméticos (máscaras faciales, fundas de almohada, guantes, calcetines y bufandas tienen una crema bioinhibidora totalmente natural con óxido de cobre acelerado) se producen conjuntamente con una empresa estadounidense que dirige un antiguo ejecutivo de las firmas de cosméticos L’Oréal y Revlon.

    Argaman también está en conversaciones con una firma de moda mundial para crear una nueva línea de productos.

    El equipo de Argaman Technologies en la fábrica, situada en Jerusalén. Gabbay es el cuarto de der. a izq. Cortesía.

    La firma tiene en etapa de desarrollo, además, prendas que pueden administrar quimioterapia a través de contacto con la piel y otros tratamientos farmacéuticos, y un material con fibra óptica que podría administrar fototerapia a pacientes con psoriasis o recién nacidos con ictericia.

    Argaman forma parte de un nuevo consorcio, que operará durante cinco años, establecido por el programa MAGNET de la Autoridad de Innovación de Israel, cuyo objetivo es poner en contacto a empresas tecnológicas e industriales con institutos académicos de investigación para desarrollo de tecnologías para producir tejidos “inteligentes”.